Consejos y trucos

Con respecto a: Nintendo DS


Marcas con identidad propia
En el mundo de Nintendo presenta: Style Boutique, muchos clientes son extremadamente fieles a ciertas marcas: en algunos casos te resultará muy fácil ayudar al comprador porque te especificará la marca y el tipo de prenda que busca; en otros, te costará más y es posible que tengas que investigar un poco para que quede satisfecho con su compra. Escucha atentamente a tu cliente cuando te explique el look que quiere, ya que cada una de las dieciséis marcas tiene asociadas unas palabras clave que escucharás una y otra vez. Así, si un cliente busca algo "bohemia y hippy", "de espíritu libre" o "suelto", es evidente que deberías ofrecerle prendas de Terra. Del mismo modo, si busca algo "femenino", "original" o "con volantes", le venderás algo de la marca Marble Lily. Presta atención y enseguida reconocerás estas palabras clave e identificarás la marca que le va a tu cliente. ¡Así tu trabajo será mucho más fácil!

Quizá cuando cobre...
Pase lo que pase, nunca le ofrezcas a un cliente algo que está por encima de sus posibilidades. De lo contrario, con toda seguridad, dejarán de interesarle tus consejos y tu tienda. El dinero del que puede disponer tu cliente te indica también qué marcas le convienen. Si le sobra el dinero, ayúdale a fundirse la tarjeta en Alvarado. Si su presupuesto es más modesto, dirígele hacia marcas más asequibles como Pure Cloth o Capsule y fíjate bien en la imagen que busca.

Consulta tus notas
Algunas veces, tendrás que darle muchas vueltas a lo que es más adecuado para un cliente y es posible que se te olviden ciertos detalles. Recuerda que puedes volver a escuchar la descripción de lo que busca en el menú de la parte superior de la pantalla táctil y que podrás consultar su presupuesto en cualquier momento tocando en "Pedido".

No tanto como los "diamantes", pero…
Como todas tus existencias están cuidadosamente catalogadas y organizadas por categorías, la función de búsqueda del almacén es la mejor amiga de cualquier mujer. Cuando un cliente describa lo que quiere, tu primera obligación será buscarle todo lo que se adapte a su descripción. No te olvides de que puedes buscar por marca, palabra clave, color, tipo de artículo e incluso estado de ánimo.

La primera regla del minorista
Si hay varios artículos que le van bien y se ajustan al presupuesto de tu cliente, no olvides enseñarle el más caro. Al fin y al cabo, la moda es un negocio...

Todo va a salir a pedir de boca
Cuando encuentres la prenda que tu cliente te ha pedido, tendrás dos opciones: animarle a que se la pruebe o decirle que le eche un vistazo. No se debe animar a un cliente a probarse algo a la ligera. Debes elegir esta opción solo si sabes a ciencia cierta que le va a encantar lo que has elegido. Si le maravilla tu elección, puede que te pida que le busques otra prenda e incluso que le prepares un look completo, lo que le reportaría grandes beneficios a tu tienda. Por otro lado, si no le gusta la prenda que pretendes endilgarle, se marchará de la tienda con las manos vacías, y creerá que no tienes ni idea de moda.
Pedirle a un cliente que le eche un vistazo a una prenda es una opción mucho más segura. Si le gusta la sugerencia, se la probará. Si no, te explicará con más detalle lo que busca.  Puedes sacar hasta tres prendas a tus clientes para que las vean, pero al cuarto intento, se probará cualquier cosa que les ofrezcas. Estas oportunidades extra te vendrán de miedo cuando aparezcan los clientes más "difíciles". ¿La desventaja? Si le dices a un cliente que le eche un vistazo a una prenda que le va a gustar con toda seguridad, perderá la confianza en tu habilidad como estilista, lo que implica que la probabilidad de que te pida que le busques otra cosa es nula y que perderás una posible venta.

Un escaparte impresionante
Si vistes los maniquíes con ropa de una sola marca, conseguirás un conjunto muy armonioso que probablemente embelesará a tus clientes, es decir que podrían entrar a tu tienda a comprarse el modelo entero. ¡Tin-tin!

Existencias equilibradas
Es mucho mejor tener una o dos prendas de cada estilo en el almacén que tener la misma cien veces; con unas pocas unidades de cada artículo tendrás variedad suficiente para satisfacer hasta a los clientes más exigentes. Un estilista avispado de verdad cuenta con una gran variedad de tipos, marcas y colores y usa habitualmente la función de búsqueda para averiguar qué le falta a su almacén. ¡Si descuidas ciertas marcas o prendas, ten por seguro que perderás valiosas ventas! 

Los caminos de los clientes son inescrutables
Si te topas con un cliente duro de pelar que no te ayuda demasiado, observa atentamente qué ropa lleva e intenta adivinar de qué marca es. Si le enseñas algo de la misma marca, es probable que le guste. Por otro lado, el color también puede ayudarte: cuando un cliente va vestido de un color de pies a cabeza, enséñale una prenda de su color favorito, aunque no sea de la marca que te ha pedido. A lo mejor se anima a probar algo nuevo y tienes una venta segura. (¡Será tu buena acción del día!)

Concursos de estilo
En cuanto te hayas hecho a dirigir tu tienda, aparecerá Alexis y te invitará a participar en los concursos de moda que organiza. Ganar uno de estos concursos es la forma ideal de conseguir respeto en el mundillo y obtener algunas prendas rarísimas de la firma Masquerade. No te gastes dinero en ropa para participar, porque una de las reglas es que solo puedes escoger de entre las prendas que te ofrezca la organizadora. Presta atención a las descripciones que te hagan, busca una firma con la que trabajar y crea un modelo inolvidable. ¡Te harás un nombre en la ciudad en un periquete!