Defecto de la pantalla LCD (la pantalla está rota)

Si parece que el color se corre por la pantalla de la Game Boy, aunque el equipo esté apagado, entonces hay un problema en la pantalla de cristal líquido (LCD).

Esto solo puede haber sido provocado por una fuerza externa; por ejemplo, si el equipo se ha caído o se ha golpeado uno de sus bordes. También puede deberse a un calor o frío excesivo o a un cambio brusco de temperatura.

En la mayoría de los casos el defecto solo empieza a apreciarse durante los juegos normales, ya que, en principio, los factores externos solo provocan finísimas fisuras en la pantalla LCD. Si el cristal liquido de la pantalla sigue dispersándose durante el juego, la pantalla acabará por romperse.

Este defecto solo puede haberlo provocado el usuario. El usuario será el responsable si no se trata de forma adecuada el equipo, los accesorios del juego o el propio juego. La garantía quedará anulada en este caso y el usuario deberá hacerse cargo de la reparación o el cambio.