Fire Emblem: Awakening

Estrategias para la victoria en el campo de batalla

No te preocupes si todavía le estás cogiendo el tranquillo a Fire Emblem: Awakening, conseguir la victoria en la guerra contra la poderosa Plegia es una carrera en la que no solo cuenta la velocidad sino también la resistencia.

Vive y deja vivir

No dejes que los más puristas te coman el coco... ¡el modo novato no tiene nada de malo! Mientras que en el modo clásico las unidades derrotadas en combate se eliminan de tu equipo para siempre, en el modo novato los camaradas caídos pueden volver en la siguiente batalla. De esta manera podrás disfrutar de la historia plenamente sin tener que preocuparte demasiado por perder unidades (¡aunque deberías seguir intentando mantenerlas vivas!). Pero no te relajes, ¡esto tampoco significa que el juego vaya a ser coser y cantar! Todavía te puedes poner a prueba fijando el nivel de dificultad como Difícil o Extremo, dado que el nivel de dificultad es independiente de si se trata de modo clásico o modo novato.

Conoce tus limites

Es de cajón, pero comenzar una lucha que no puedes ganar no es una decisión muy sensata. La predicción de combate que se muestra antes de iniciar un ataque te dará una idea de cómo se puede desarrollar la batalla, pero es tan solo una estimación, no se tienen en cuenta acciones como esquivar golpes o los ataques críticos, así que no hay que tomárselo al pie de la letra. No olvides el triángulo de preponderancia de las armas y que el arma que uses puede otorgarte una ventaja sobre tu oponente (espadas derrotan a hachas, hachas derrotan a lanzas y lanzas derrotan a espadas) ni las debilidades inherentes (las unidades voladoras son especialmente vulnerables ante arcos y magia de viento, por ejemplo). Con una planificación exhaustiva puedes conseguir que la fortuna se ponga de tu parte y reducir las posibilidades de derrota.

¡Peligro! ¡Peligro!

Al comienzo de cada misión, siempre es buena idea tocar el botón X para aplicar un filtro púrpura sobre el campo de batalla que muestra el área de peligro para todos los enemigos en el mapa. Dejar unidades dentro de esta área púrpura al final de un turno significa que serán presa fácil para un ataque enemigo, así que procura dejar las menos posibles dentro de sus límites. Esto se aplica especialmente a los sanadores y unidades de menor nivel, puesto que el enemigo siempre elegirá atacar a las unidades sobre las que tenga una ventaja clara o que no puedan defenderse.

Naturalmente, las áreas de peligro cambian dependiendo de los movimientos enemigos y las derrotas que sufran. Derrotar totalmente a un enemigo antes del fin de tu turno es clave a la hora de evitar que tus unidades queden en una posición desprotegida.

Combate cooperativo

Los vínculos son una parte muy importante del combate, puesto que puedes utilizar la relación entre las unidades para aumentar sus habilidades sobre el campo de batalla. Coloca juntas a dos unidades, y cuando una de ellas ataque o sea atacada, la otra tendrá un subidón en sus atributos; cuanto más luchen juntas dos unidades, más fuerte será el vínculo y mayor el subidón de atributos. Para hacer que un vínculo se fortalezca más rápidamente, combina dos unidades usando la opción Agrupar, esto las combinará en una sola unidad hasta que elijas separarlas, y ofrece ventajas que pesan más que la pérdida de un héroe.

El golpe final

Una buena manera de mejorar unidades de nivel bajo rápidamente es hacer que "roben" victorias siempre que sea posible. Mantenlas siempre alejadas de posibles daños y haz que unidades más fuertes desgasten al enemigo hasta dejarlo sin salud. En ese momento envía a tu héroe de nivel bajo a asestar el ataque que acabe con el oponente. Los golpes finales otorgan experiencia a una unidad, especialmente si el nivel del enemigo es superior al de la unidad que lo destruye. Utiliza esta característica en tu beneficio, puesto que algunas de las unidades inicialmente débiles, como Donnel o Sumia, pueden hacerse increíblemente fuertes si las ayudas a mejorar.

Clases y clases

Los sellos maestros y los segundos sellos son objetos que te permitirán cambiar la clase de una unidad, confiriéndoles habilidades que no podrían aprender de otra manera. ¡La clave es saber cuándo usarlos!

Utilizar un sello maestro para transformar cualquier clase básica de nivel 10+ en una clase avanzada siempre es buena idea, puesto que todas las habilidades que están a su alcance ya han sido adquiridas para entonces. Los segundos sellos, sin embargo, tienen múltiples usos: pueden inducir cambios horizontales entre clases básicas de nivel 10+; mover clases avanzadas de nivel 10+ horizontalmente a otra clase avanzada; degradar a una unidad de clase avanzada de cualquier nivel a una clase básica; o incluso restablecer una unidad de cualquier clase de vuelta al nivel 1 sin reducir sus atributos. Estos métodos son la clave para que tus unidades aprendan habilidades específicas y mejoren sus estadísticas, ¡pero no te lances a lo loco! En el caso de las unidades avanzadas, hasta llegar al nivel 20 siguen aprendiendo nuevas habilidades, así que asegúrate de haberle sacado todo el partido a una clase antes de cambiar la clase de la unidad.

Inténtalo de nuevo

Como era de esperar, los enemigos a los que te enfrentarás según se desarrolle la historia serán cada vez más y más duros, así que no está de más aumentar los niveles de tus unidades cuanto sea posible para asegurarte de que tienen alguna posibilidad de vencer. Esto se puede hacer emprendiendo misiones secundarias que aparecen en el mapa o luchando contra cualquier resurrecto que surja espontáneamente en emplazamientos que ya hayas despejado anteriormente. Por otro lado, es posible jugar una y otra vez las misiones descargables de contenido adicional (a las que solo se puede acceder por medio del Portal dimensional que aparecerá una vez que hayas avanzado un poco en la historia) para conseguir puntos de experiencia y subir de nivel a tus unidades.

Rebobina

Si todo lo demás falla, ¡el rebobinado es tu amigo! Cuando una batalla no va del todo bien (sobre todo si estás jugando en el modo clásico y algunas de tus mejores unidades se han perdido por el camino), si pulsas los botones L, R y Start a la vez volverás a la pantalla de título con tu último archivo de guardado intacto. Luego podrás intentarlo de nuevo y probar una nueva estrategia que con un poco de suerte resultará en victoria esta vez.


Más sobre: Juegos