Consejos para reunir monedas

Nada de superchampiñones ni de flores de fuego. Como si te olvidas de rescatar a la Princesa Peach de las garras de los secuaces de Bowser (bueno, ¡tú mismo!). Sabes que New Super Mario Bros. 2 es mucho más que eso. Y con el objetivo especial de conseguir más de un millón de monedas, créenos que vas a necesitar un montón. Ya puedes ir dándonos las gracias, porque te vamos a contar las claves para que llenes algo más tus arcas con muy poco esfuerzo...

Aléjate del camino marcado

Hay una ruta establecida y bastante obvia en cada nivel que hay que recorrer para llegar a la meta, pero merece mucho más la pena que Mario se dé un garbeo por todos los rincones. A menudo, hacer que vaya a un lugar vacío, como entre dos tuberías o dejándose caer a un foso tenebroso que no parece tener nada, hará que las pillas de las monedas salgan por doquier, ayudándote a amasar más fortuna.

No brilla porque sí

Las flores doradas no abundan mucho por estos lares, y eso tiene su explicación: ¡puedes usarlas para transformar casi cualquier cosa en monedas! Al conseguir una, te conviertes en Mario dorado, con lo que puedes lanzar bolas de fuego doradas, las que se usan para convertir bloques rompibles normales en monedas, así como ganarte unas monedas adicionales con cada enemigo al que aciertas. A pesar de que Mario gana muchos puntos con esta forma, no se vuelve invencible ni mucho menos, y recibir daño de un enemigo lo convertirá directamente en un Mario de Fuego de los de toda la vida.

Encuentra las flores doradas en las pocas casas champiñón estrella diseminadas por los mundos, y en menor medida en los bloques ruleta de monedas en los mismos niveles.

Entre bloques anda el juego

Los niveles que contienen flores doradas en bloques ruleta de monedas los suelen tener por algo. Echa un vistazo alrededor y seguro que encuentras una ruta o una tubería cubierta por bloques. Si usas una bola de fuego dorada para abrirte camino, es muy probable que descubras una zona llena de bloques que están pidiendo a gritos convertirse en monedas. ¡No se diga más!

Pon un aro en tu vida

Los aros dorados también son una buena forma de aumentar tu total de monedas, ¡porque convierten a todos los enemigos en monederos potenciales! Aplastar a un enemigo mientras está dorado te da cinco monedas; si lo haces sobre otro enemigo sin tocar el suelo, salen 10 monedas, luego 15, después 20, y así hasta un máximo de 50.

Pero no para ahí la cosa: puedes aplastar a un Koopa dorado y lanzar su caparazón para que vaya dejando tras de sí un chorro de monedas que luego podrás ir recolectando, mientras que los Cheep Cheep dorados dejan una hilera de monedas. El efecto del aro dorado tiene una duración limitada, así que sácale buen provecho.

¡Co-co-co-combo!

Ya utilices una flor dorada para convertirte en Mario dorado o que corras todo lo que puedas para aprovechar un aro dorado al máximo, la clave del éxito en ambos casos es el uso de combos. Darle a un enemigo con una bola de fuego dorada te da algunas monedas, pero darle a varios enemigos con una misma bola de fuego dorada te da muchas más monedas. Lo mismo ocurre cuando saltas sobre enemigos o los golpeas con un caparazón mientras dura el efecto del aro dorado: cuantos más puedas encadenar, mayor será el combo.

Combina los efectos de los aros dorados y de Mario dorado para duplicar el número de monedas concedidas, ¡hasta un máximo de cien monedas por enemigo!

Dale al interruptor

Si te cruzas con un interruptor P azul, dale y prepárate para echar a correr. En cuanto lo pulses, aparecerán monedas azules y solo dispondrás de un breve periodo de tiempo para conseguirlas antes de que se esfumen. Suelen aparecer dispuestas a modo de camino en el nivel, así que hazte con tantas como puedas antes de que se acabe el tiempo.

A veces, darle a un interruptor P también puede producir otros efectos, como revelar monedas estrella o el camino hacia una salida oculta... ¡Tendrás que hacer todo tipo de experimentos!

Sobre el arcoíris

Existen rumores sobre la posibilidad de ver un arcoíris durante tus aventuras... ¡Uno que lleva a un lugar mágico rebosante de monedas! Estos niveles especiales (uno por mundo) son difíciles de encontrar, pero merece la pena esforzarse en dar con ellos. Están plagados de pasta y de bloques ruleta de monedas con un máximo de cien monedas. Los que están deseando hacerse de oro, no dejan de buscarlos.

¡Subidón de monedas!

Si de verdad quieres poner tu contador de monedas a dar vueltas y vueltas, lo tuyo es el modo Fiebre del oro. En cuanto superes el 1-Castillo, tendrás a tu disposición el modo Fiebre del oro, accesible desde el menú principal de New Super Mario Bros. 2. Úsalo entonces para jugar a un popurrí aleatorio de tres niveles que ya hayas completado, y así intentar conseguir tantas monedas como puedas. Y, para darle más emoción, ¡solo tienes un único Mario con el que jugar!

Aunque los niveles te puedan resultar familiares, el límite de tiempo ajustado hace que pases por ellos como una bala. El truco consiste en coordinar el movimiento veloz con recordar dónde están las monedas, para así llegar a la meta con el bolsillo bien lleno. Usa los consejos mencionados aquí para sacar el máximo provecho de este modo.

Hay un último tema que concierne al modo Fiebre del oro: si llegas a lo más alto del banderín, tu total de puntos se duplicará. Hazlo en los tres niveles y conseguirás multiplicar por ocho el total amasado en el primero. Sabiendo esto, ¡te conviene hacerte con el mayor número de monedas en el primero!


Más sobre: Juegos