Atención al consumidor

Recibe ayuda sobre las consolas, juegos y servicios de Nintendo.

Dinero fácil: haz tu agosto

Hay un montón de formas de ganar bayas, la unidad monetaria usada en Animal Crossing: Wild World. Lo forma más sencilla es coger cosas del suelo hasta tener los bolsillos a rebosar e ir pitando a la tienda de Tom Nook, que te ofrecerá gustosamente una cantidad muy inferior a la que la venderá él.

La clave de esta búsqueda radica en que, al contrario que la pesca o la caza de mariposas, no hay que ser un hacha. En cuanto ves algo, lo coges y punto. Así de sencillo. Claro está, tus bolsillos solo tienen capacidad para 15 objetos. Si eres de los que no andan sobrados de tiempo para jugar a diario a Animal Crossing: Wild World, ¿cuáles crees que son las mejores maneras de llenar esos bolsillos? Sigue leyendo para enterarte de la mejor forma de invertir 10 minutos de tu tiempo.

Concha veo, concha quiero
Los objetos más fáciles de encontrar son las conchas, dispuestas a lo largo de la costa. Tan solo tienes que caminar por la playa y en un periquete habrás recogido todas las conchas bañadas en la orilla. Sin embargo, nunca se sabe con qué ejemplar te encontrarás, ya que existen muchas variedades, pero probablemente hallarás los más comunes (como el erizo y el cauri) con mayor asiduidad que otros más valiosos (como el coral o la neptunea). Si te encuentras 1 peine de venus (150 bayas), 5 caracoles de mar (90 bayas cada uno), 6 cauris (30 bayas), 1 coral (250 bayas) y 2 erizos (60 bayas), habrás obtenido 1150 bayas (a un ritmo de 69.000 bayas por hora). ¡No está mal para haber gastado solo un minuto!

Bayas florecientes
No hay ninguna ley que prohíba arrancar flores. Aunque le quite algo de encanto a tu pueblo, lo cierto es que con esta actividad puedes sacar un pico nada desdeñable por parte de Nook; en concreto 40 bayas por flor. Lleva menos tiempo encontrar flores que conchas, ya que las primeras crecen por doquier. Pero suponiendo que encuentres 15 flores en 90 segundos, podrías embolsarte fácilmente 600 bayas (o 24.000 bayas por hora), lo cual no está nada mal pero tampoco es como para tirar cohetes. Será mejor que dejes crecer las flores.

La fruta, ese maravilloso manjar
Tu pueblo está repleto de árboles, y la fruta de muchos de ellos está lista para ser cosechada. Tendrás que sacudir el árbol para hacer que caiga, pero eso se hace en un abrir y cerrar de ojos. Coger 15 frutas te llevará menos de 2 minutillos. Tom Nook está dispuesto a darte 100 bayas por cada una, para un total de 1500 bayas (o 45.000 por hora).

Por cierto, Nook se pirra por los frutas exóticas (aquella que no existe en tu pueblo). Si plantas árboles frutales exóticos, Nook te pagará 500 bayas por cada fruta que le lleves. Suponiendo que te lleve otros dos minutos recolectarla, ganarías 7500 bayas (o 225.000 por hora) por un puñado de frutas. Por otra parte, este método requiere una inversión de tiempo inicial para obtener la tan ansiada y extravagante vianda (lo normal es intercambiarla con un amigo que también tenga Animal Crossing: Wild World), plantar los árboles y esperar a que crezcan.

Tesoros bajo tierra
A veces encontrarás ciertas grietas en el suelo. Si las excavas encontrarás frecuentemente un fósil enterrado. Tom Nook, como buen coleccionista de rarezas que es, te dará entre 1000 y 5000 bayas por esa pieza de valor histórico. Por lo tanto, el hallazgo de fósiles puede reportarte pingües beneficios, ¿pero merece la pena invertir tu tiempo en ello cuando lo que quieres es hacer caja rápidamente?

El primer problema radica en encontrar el fósil. Aunque es posible encontrarlo a la primera, lo más probable es que tengas que recorrer el pueblo durante un buen rato, incluso más de 2 minutos. No lleva mucho tiempo desenterrarlos, pero para que adquieran valor deben ser identificados por Sócrates. Tras haberlo analizado, te dirá de qué se trata y te echará en cara que no lo dones. Esto hace un total de 3 minutos invertidos en un fósil que suele proporcionar unas 3500 bayas (70.000 bayas por hora).

Quizá encuentres más de un fósil en tu búsqueda, pero cuantos más encuentres, más tiempo habrás pasado buscándolos. Es posible que des con un giroide en su lugar; para Tom Nook no tienen tanto valor (aunque ahorras tiempo al no tener que llevarlo a Sócrates para su identificación). En general la busca de fósiles no es la más indicada para la rutina diaria.


El árbol de bayas
Seguramente has oído alguna vez eso de que "el dinero no crece en los árboles". Pues en Animal Crossing: Wild World sí es posible, mira tú por dónde. Tiene sus riesgos, pero es la mejor forma de hacer dinero. Si quieres plantar este tipo de árbol necesitas una pala de oro. Para conseguirla debes enterrar una pala, esperar unos días y desenterrarla con otra pala que hayas comprado. Una vez que tengas la pala de oro, cava un agujero, entierra las bayas que quieras y riégalas como si de un árbol se tratase. Si el árbol de bayas florece al cabo de unos días, te recompensará con el triple de "frutas" que las que hayas enterrado.

En comparación con las demás frutas, solo tendrías que plantar 501 bayas para generar más riqueza por hora que con los otros métodos. Sin embargo, si solo plantas 501 bayas, las posibilidades de que el árbol llegue a crecer son escasas. Tendrás que demostrarle a la madre naturaleza que te lo estás tomando en serio.

Aprovecha el tiempo al máximo
Lo único que inviertes en estas búsquedas es tiempo, no hay gastos ni empleados a quien pagar. Pero el tiempo es oro, o mejor dicho bayas. Para aprovechar al máximo el tiempo, merece la pena plantar un árbol de bayas. Si no quieres correr riesgos, encuentra un amigo e importa frutas exóticas a tu pueblo. Si prefieres dejar que la naturaleza siga su curso, date una vuelta por la playa o lánzate a la búsqueda de tesoros. Las frutas autóctonas tienen buena pinta y están jugosas, pero saben todavía mejor cuando no eres tú el encargado de recolectarlas. Y las flores... pues son para olerlas, no para venderlas.

Ojalá tengas tiempo para hacer todas estas cosas, además de coger algas, charlar con tus vecinos, diseñar camisetas, y...