Alquimia

Con respecto a: Nintendo DS


¿Qué es la alquimia?

Aunque no podrás tornar los metales corrientes en oro, la alquimia en el mundo de Dragon Quest IX  es un sistema fantástico que te permite combinar varios objetos para crear uno nuevo y más poderoso a partir de ellos. Gracias a la alquimia, podrás cocinar medicinas de lo más efectivas combinando un ramillete de hierbajos inútiles o podrás crear ropas que te otorguen un bonus o que aumenten el poder de tus armas.

En esto de la alquimia, hay gato encerrado ¿no?

¡No hay trampa alguna! A través del arte de la alquimia puedes crear nuevos objetos, que a menudo son bastante mejores que los que puedes adquirir en la tienda. Más aun, hay ciertas piezas (muy buenas) de equipo que solo pueden obtenerse a través de la alquimia. ¿Lo mejor de todo? No hay posibilidad de meter la pata durante el proceso: si utilizas los ingredientes adecuados, el éxito está asegurado.

¿Dónde puedo crear algo a partir de alquimia?

El Reposo del Misionero en Pedranía es el lugar adecuado para crear algo de alquimia. En los primeros estadios de la historia, conocerás a un personaje llamado Calderón, que será tu mentor en esto de la alquimia. Para ponerte manos a la obra, charla con Calderón: es el tipo rechoncho que está entre Sada (que lleva un pañuelo naranja en la cabeza) y Almoneda (la dama que viste de verde).

O sea que meto un puñado de cosas en el caldero y consigo algo increíble…

Más o menos. Hay dos formas de meter mano a esto de la alquimia, y ambas son muy sencillas. Si charlas con Calderón y éste accede a ponerse en marcha, te llevará a una pantalla en la que aparecen las opciones Usar una receta, Probar suerte o Cancelar.

"Probar suerte" te permite dar a Calderón una mezcla de ingredientes y ver lo que pasa. Si la mezcla funciona, esa fórmula se desbloqueará en el Alquimionomicón, el gran libro de recetas de alquimia. 

Elegir "Usar una receta" significa que puedes cocinar un objeto específico a partir de la receta del Alquimionomicón, siempre que esa receta ya haya sido desbloqueada. Para mayor conveniencia, en el Alquimionomicón puedes ver todas las fórmulas ordenadas en un listado o elegir clasificarlas por tipos (por ejemplo: armas, armadura) y subtipos (por ejemplo, torso, garras).

En el listado, verás que todas las recetas que conoces están escritas en blanco, mientras que las que aún no han sido desbloqueadas aparecen como "???" en gris. Cuando selecciones una receta, en la parte superior de la pantalla aparecerán los ingredientes necesarios para realizarla. Si tienes todos esos ingredientes, aparecerán escritos en color blanco, mientras que si te falta alguno o no tienes las cantidades que se necesitan, aparecerán escritos en color gris.

¿Qué ingredientes pueden utilizarse en la alquimia?

Todo vale: escudos, armas, armaduras, accesorios, medicinas, flores, trozos de roca, minerales, jarras de aceite y ungüentos, telas, ropas, pociones… En esencia, cada objeto que aparece en tu menú podría ser usado para crear algo nuevo, siempre que no te importe deshacerte del objeto original.

Por eso si estás planeando utilizar la alquimia, lo mejor que puedes hacer es acaparar todo lo que encuentres. Por supuesto, podrías vender tu viejo equipo a cambio de oro en la tienda, pero es mejor que lo transformes con alquimia. Acércate a cualquier chispa que veas en el suelo cuando vas de un sitio a otro, y recoge lo que allí encuentres. Los objetos identificados con la chispa siempre pueden ser utilizados para hacer alquimia y suelen dar muy buenos resultados. Y no le hagas ascos a hacerte con algo de estiércol de caballo o bostas de vaca... quizás te arrepientas luego.

No conozco ninguna receta. ¿Qué puedo hacer?

Resulta increíble todo lo que puedes descubrir si investigas tus alrededores a conciencia.

Encontrarás recetas en los libros, y los libros se encuentran en las estanterías de las casas de todo el mundo. No importa si estás en tu mundo o en el mundo de otro anfitrión, acostúmbrate a echar un vistazo a los libros que encuentres en tu camino. No te dejes intimidar por lo vacío que está el Alquimionomicón al principio, porque pronto se irá llenando. Cada vez que encuentres un libro de recetas, aprenderás un montón de fórmulas nuevas.

Además, puedes encontrar útiles instrucciones alquímicas en las misiones paralelas, así que conversa con todos los personajes que muestren el globo azulado sobre sus cabezas. Quizás estén obsesionados con un objeto concreto y sepan cómo hacerlo… lo único que necesitan es un valiente que lo haga por ellos. Por ejemplo, asegúrate de hablar con todos los personajes de Pedranía una vez que hayas conocido a Calderón, como por ejemplo, el anciano junto a la casa detrás del hostal. ¿Qué hace ese hombre con gafas merodeando por el centro de la ciudad?

Si las recetas son tan buenas, ¿por qué debería molestarme en "probar suerte"?

Porque es posible descubrir nuevas recetas, si utilizas los ingredientes adecuados en las cantidades necesarias, desbloquearás una receta en el Alquimionomicón. A menudo, para conseguir un objeto más poderoso, necesitarás incluir su versión más "light" en la receta, así que poco a poco irás descubriendo patrones que se repiten a la hora de crear objetos mejores.

Además, no pierdes nada por intentarlo. Si tu mezcla no funciona, no perderás los ingredientes utilizados. Por el contrario, volverán a aparecer en el inventario y podrás usarlos de nuevo en otra ocasión para crear otra combinación.

Tengo una receta en la que aparecen los ingredientes necesarios y el nombre de la misma. ¿Cómo sé si el resultado va a merecer la pena?

En efecto, solo verás una imagen y una descripción del resultado cuando la alquimia ya haya sido realizada, pero puedes usar los botones L y R para ver los efectos de un objeto y esconder la receta. Además, no estaría mal que compruebes la lista de iconos a la derecha de la receta, para ver si los integrantes de tu equipo pueden utilizar lo que estás a punto de conseguir gracias a la alquimia...

¿Cómo puedo encontrar un ingrediente concreto?

Algunos objetos de alquimia pueden ser adquiridos directamente en las tiendas: si necesitas flores, ve a Moraleja del Soto; si quieres armas y armaduras, haz un Telerregreso por el mundo. Puedes encontrar otros objetos por el suelo o en los despojos de los malos. Si necesitas recordar dónde encontrar un ingrediente concreto, echa un vistazo a la lista de objetos y sigue jugando. Acabarás encontrándolo.

Más pistas, por favor

  • Hazte con todo lo que encuentres. Si estás pensando en vender tus objetos usados para hacerte con algo de dinero, ¿por qué no vas y matas a un monstruo en su lugar? En seguida tendrás un montón de dinero y experiencia. Ya sabes que los gólem de oro en el valle al sur de Sheba sueltan 500 monedas de oro de una vez, ¿no?
  • Comprueba tu Alquimionomicón con regularidad para ver si hay algo nuevo que puedas crear. Estate atento a las recetas que quieres probar y a los ingredientes que estás buscando.
  • Antes de que utilices la alquimia sobre los ingredientes que tanto te ha costado obtener, asegúrate de comprobar tu inventario. Si lo que más te interesa es subir de nivel, no vale la pena duplicar el equipo que ya tienes o crear objetos que no son tan poderosos como los que ya tienes.
  • Intenta no completar el Alquimionomicón al comienzo del juego. Los ingredientes más escasos al comienzo serán más comunes a medida que el juego progresa, lo que hará que todo sea más sencillo si eres paciente.
  • Utiliza la Conexión Wi-Fi de Nintendo para ver la DQTV. Esta tienda a la que accederás al hablar con Almoneda: la dama de verde tras la barra del Reposo del Misionero en Pedranía. Las existencias cambian a diario y a menudo encontrarás objetos poco comunes necesarios para la alquimia.
  • Puedes utilizar la alquimia para todo equipamiento, así que dirígete a la pantalla de equipamiento para dejar de usar algunos objetos que quieras modificar con la ayuda de Calderón.
  • No olvides que puedes comprobar tu Alquimionomicón todas las veces que quieras con el botón Select o eligiendo esa opción en el menú. Esto puede resultar muy útil si has encontrado de repente una gran tienda y te estás preguntando si debes hacerte con una espada de valkiria o si sería mejor adquirir un vestido reluciente...
  • Si tienes un ladrón en tu equipo que cuente con la habilidad Medio milímetro, podrá usarla durante la batalla para quitar a tus contrarios algunos objetos. Es un movimiento muy arriesgado que tiene éxito en pocas ocasiones, pero merece la pena intentarlo.
  • Compra o hazte con un manojo de plantas medicinales y utiliza alquimia sobre ellas para conseguir medicina fuerte, y después medicina especial. Rápido y barato. ¿Alguien da más?
  • Vale la pena crear piezas a partir de elementos limosos, sobre todo en las fases inicial e intermedia del juego, en las que los ingredientes no son fáciles de encontrar. No solo vas a tener un aspecto fantástico, sino que además obtendrás mejoras considerables para tu equipo.

Recuerda, hazte con todo lo que puedas, comprueba cada rincón en busca de objetos y echa un vistazo al Alquimionomicón con regularidad. ¡Que te diviertas!