Consejos para principiantes

Con respecto a: Nintendo DS


¿Cómo recluto miembros adicionales para mi equipo?

Comienzas el juego como un celestial solitario, pero pronto tus adversarios serán tan fuertes que tendrás que conseguir ayuda de otros héroes formando un equipo. Para ello tendrás que acudir al Reposo del Misionero, que es la posada en la ciudad de Pedranía, y optar por una de estas dos variantes:

1. Si quieres jugar con tus amigos a través de la Comunicación inalámbrica de tu Nintendo DS, conversa con Ángela en la posada. Selecciona la opción "Invitar a amigos de otros mundos" si quieres ser el anfitrión de la sesión multijugador. Si el anfitrión es uno de tus amigos, habla de todas formas con Ángela y elige "Visitar otro mundo" entre las opciones que se te dan. ¡Pronto estaréis jugando juntos!

2. Si prefieres jugar solo, o no tienes suficientes amigos para formar un equipo de cuatro integrantes, tendrás que utilizar otra táctica. Habla con Petricia en el Reposo del Misionero. Allí podrás crear compañeros desde cero o reclutar a personajes ya formados. Todos tendrán un nivel de habilidades bastante bajo, pero en cuanto la aventura comience y vayáis adquiriendo experiencia, todos iréis ganando fortaleza. Puedes añadir hasta tres miembros a tu equipo en cualquier momento, pero también puedes deshacerte de ellos en la posada si quieres nuevos integrantes en tu equipo.

También puedes jugar solo si lo prefieres, pero da por seguro que en cuanto el rey de Pedranía te envíe en una misión, ¡apreciarás contar con algo de ayuda!

¿Qué vocaciones debería elegir para los integrantes de mi equipo?
Lo primero es lo primero: no es posible equivocarse de tal manera que no puedas seguir avanzando en la historia. De igual modo, no hay una combinación perfecta de miembros para un equipo. Por eso, eres absolutamente libre para escoger lo que prefieras, aunque a lo mejor quieres leer antes algunos consejos.

El equilibrio es importante en cualquier equipo. Tu héroe o heroína comienza como juglar, que de por sí resulta una ocupación bastante equilibrada. Por eso, será mejor que varíes un poco con las vocaciones de tus compañeros. Añade algo de músculos al equipo con un guerrero, cuyo poder de ataque aumentará con rapidez. El mago pronto aprenderá algunos ataques efectivos y el ladrón es muy ágil, lo que es una ventaja en algunas batallas. Mejor aún, los ladrones pueden aprender una habilidad llamada Medio Milímetro, que te dará la oportunidad de robar objetos a los monstruos durante la batalla.

No temas equivocarte, porque siempre puedes cambiar a los miembros de tu equipo más tarde. Incluso, cuando llegues a un lugar llamado Abadía Vocationis, todos los integrantes de tu equipo podrán cambiar de vocación. Y de hecho, es en ese lugar donde la verdadera profundidad del sistema de vocaciones empieza a mostrarse... Pero no adelantemos acontecimientos...

He jugado una sesión multijugador con mis amigos, pero cuando volví a mi propio juego, ¡la historia no había progresado en absoluto!

Si juegas una sesión multijugador, los progresos de la historia solo se guardan en el juego del anfitrión, pero como huésped puedes conservar los puntos de experiencia, oro y objetos que hayas conseguido en la partida multijugador una vez que hayas dejado la sesión multijugador y guardado tu propio juego.

¡Mi equipo ha sido aniquilado durante una batalla y la mitad de mi oro ha desaparecido!

Me temo que así es. Si todo tu equipo es aniquilado durante una batalla, volverás al último punto en el que hayas guardado, pero la mitad del oro acumulado se habrá perdido para siempre. Sin embargo, todo el oro que hayas depositado en el banco en el Reposo del Misionero en Pedranía estará a salvo. Así que será mejor que te acostumbres a depositar tus ahorros allí con regularidad, o al menos cuando presientas que se acerca una gran batalla.

¡Auxilio, tengo que enfrentarme a un enemigo al que no consigo derrotar!

En distintos momentos del juego te toparás con jefes peligrosos. Suelen aparecer cuando estás a punto de culminar una misión principal en una ciudad determinada y no hay escapatoria posible: tienes que enfrentarte a ellos para avanzar en el juego. Estos jefes son particularmente fuertes y necesitas tener mucha habilidad para derrotarlos.

A veces, tu equipo no será lo suficientemente fuerte para derrotar a un jefe. Si crees que es el caso, tal vez sea mejor dejar en paz al jefe durante un tiempo y concentrarse en otras cosas.

Podrías, por ejemplo, hablar con los lugareños que tengan misiones paralelas para ti o viajar en busca de objetos que puedas usar en el caldero de alquimista. En tu camino, te toparás con pequeños monstruos con los que luchar, y aunque es posible evitarlos, si los derrotas te harás con puntos de experiencia y oro. Así que sal ahí fuera, entra en liza con monstruos y hazte cada vez más fuerte. ¡Hay quien dice que derrotar a los enemigos metalizados reporta muchos puntos de experiencia!

Además, asegúrate de utilizar el oro que ganas en las batallas para comprar el mejor equipo disponible en las tiendas y no te olvides de equipar a los integrantes de tu grupo con las armas y prendas que les suponen los mayores beneficios. Pronto estarás en forma para hacer frente a ese jefe que antes te parecía indestructible.
Una última pista antes de la batalla: si en tu equipo no hay nadie que pueda curar a sus compañeros, pronto tendrás problemas. Un sacerdote puede ser muy útil si no has traído suficientes elementos curativos… Está claro que vas a sufrir daños durante la pelea, así que será mejor que recuperes tu salud cuando estés en medio de la batalla. ¡Buena suerte!

¿Qué son las misiones paralelas y cómo puedo participar en ellas?

Durante tus viajes, te encontrarás con personajes que necesitan tu ayuda. Estas situaciones están señaladas con una cara azul sonriente sobre las cabezas de dichos personajes. Habla con ellos para escuchar su relato y te harán una proposición, que no tiene por qué estar relacionada con el argumento principal. Si aceptas su propuesta, estarás preparado para hacer frente a una misión paralela. Cumple las condiciones indicadas en la propuesta y después regresa a la persona a la que has ayudado para recibir tu recompensa.

Algunas misiones paralelas te reportarán un objeto o algo de oro, mientras que otras pueden tener implicaciones más profundas en la misión principal y en el mundo en sí. ¡Nunca se sabe cómo te premiará un personaje agradecido por tu ayuda!

Algunas misiones paralelas se pueden completar con gran rapidez, mientras que otras requieren de más tiempo. A menos que esté indicado explícitamente, no tienes que completar estas misiones de una vez y tienes libertad para ir acometiéndolas poco a poco, mientras haces otras cosas por el camino. Ten en cuenta, sin embargo, que solo puedes tener diez misiones paralelas activadas a la vez. Puede así ocurrir que para aceptar una nueva misión paralela tengas que cancelar antes una de las que ya habías activado. Si así fuera, ¡escoge con cuidado qué misión vas a cancelar! Siempre podrás volver a activar una misión cancelada, pero está claro que no es muy buena idea cancelar una misión que estás a punto de completar...

Por último, hay otras misiones paralelas que podrás descargar cada semana a través de la Conexión Wi-Fi de Nintendo y durante un año desde la fecha de lanzamiento del juego (23 de julio de 2010). Habla con Almoneda en el Reposo del Misionero en Pedranía y conéctate de forma inalámbrica a internet para recibir todas las misiones paralelas para descargar que estén disponibles hasta la fecha. Pulsa aquí para visitar el Calendario de Misiones paralelas en la página web oficial de Dragon Quest IX.