Vocaciones y puntos de destreza

Con respecto a: Nintendo DS


¿Estás algo confuso con tantos puntos de destreza, atributos, cualidades vocaciones y demás términos? Entonces, sigue leyendo, para aclarar tus dudas.

¿Vocación? ¿Qué significa eso?

En pocas palabras una vocación es el empleo que tiene tu personaje: no será muy relevante al comienzo del juego, cuando vayas de un lado a otro deshaciéndote de tus enemigos, pero en seguida comprobarás que estar en mayoría es una bendición. El Reposo del Misionero en Pedranía (donde podrás crear o reclutar nuevos integrantes para tu equipo) es el primer lugar en el que te toparás con el sistema de vocaciones, que incluye categorías tales como juglar, mago, sacerdote, guerrero, artes marciales y ladrón, en un principio. A lo largo de tu aventura, irán apareciendo otras vocaciones.

La vocación marca la diferencia en cada personaje, ya que determina los hechizos, destrezas y cualidades que pueden aprender, así como las armas, armaduras y otros objetos que pueden adquirir. Los guerreros no pueden utilizar las varitas propias de magos y sacerdotes, mientras que las vocaciones de juglar y artes marciales permiten utilizar abanicos en la batalla. Los artistas marciales o ladrones no se quieren ni acercar a un escudo y no verás nunca a un mago portando una armadura pesada o con una gran espada en las manos. Es muy fácil ver lo que cada vocación te permite equipar gracias a los iconos que aparecen en el menú, así que ten en cuenta las necesidades de tu equipo cuando vayas a comprar.

Así que cada vocación tiene ciertos atributos… ¿Para qué me sirve saber eso?

La vocación de un personaje dicta los niveles iniciales de algunas estadísticas que determinan lo bueno que es en algunas materias y las áreas en las que recibe puntos extra cuando sube de nivel. Echa un vistazo a la pantalla de Atributos que aparece en el menú, allí verás unos números junto a categorías como Fuerza, Agilidad, PV máx., etc. Cuanto mayor sea el número, más hábil es tu personaje en esa categoría o más puntos puede acumular en ella. Por ejemplo, los guerreros comienzan con unos niveles de fuerza y resistencia muy altos, mientras que los magos, comparativamente, tienen unas cifras muy bajas. Sin embargo, los guerreros no tienen mucha fuerza mágica o MP máx., categorías con valores muy altos en el caso de los magos. Cuando los personajes se van fortaleciendo, reciben puntos extra en los atributos más relevantes de su vocación.

Tu personaje siempre comienza como juglar, una vocación equilibrada que te permite hacer un poco de todo, pero que no destaca en nada. Pero eso pronto cambiará…

He subido de nivel y he de asignar puntos de destreza. ¿Qué tengo que hacer?

A medida que tu personaje sube de nivel, se te otorgarán puntos de destreza que has de repartir entre las diferentes áreas. Cada vocación tiene su conjunto propio de habilidades que pueden ser mejoradas. Cuando ganas puntos de destreza, aparecerá un listado con las áreas en las que puedes repartir dichos puntos según tu vocación actual. También puedes acceder a esta lista en todo momento a través de la función "Asignar puntos de destreza" en la sección Misc. del menú.

La mayoría de las habilidades tienen que ver con el armamento (espada, escudo, abanico…) pero la última de todas es siempre una destreza relacionada con la vocación en sí, como la fe en el caso del sacerdote o la conjuhabilidad del mago. Asignar puntos de destreza en las diferentes áreas te permitirá aprender nuevas habilidades o asignar puntos extra a los atributos de tu personaje, denominados cualidades. 

Cuando repartas puntos de destreza, tendrás que tener algunas cosas en cuenta si quieres sacar el mayor provecho a tu personaje:

  • Muchos se ven tentados a distribuir sus puntos aquí y allá, pero la mejor apuesta es concentrarse en un área en la que quieres que tu personaje sea un hacha. Hay mucho tiempo y puntos disponibles más adelante para mejorar otras destrezas. No seas rácano con los puntos: cuantos más otorgues a una habilidad, mejor será el resultado.
  • Todas las destrezas o cualidades que ganes repartiendo puntos a una habilidad armamentística solo tendrán efecto cuando estés utilizando dicha arma, y puede que no siempre puedas utilizarla, a no ser que asignes 100 puntos de destreza para lograr el nivel de uso omnivocacional.
  • Las cualidades (como MP máx. natural +20, fuerza natural +20) que ganas al asignar puntos de destreza a una habilidad específica de tu vocación se convertirá en un atributo permanente de tu personaje desde ese momento, lo que mejora los atributos básicos de la vocación. Por ejemplo, si asignas 18 puntos de destreza a la conjuhabilidad propia de tu mago, tu personaje conseguirá la cualidad MP máx. natural +20. Imagina que después quieres cambiar de vocación y dejas de ser un mago para convertirte en un sacerdote. Entonces, tu cualidad se conservará y así seguirás teniendo esos 20 MP extra.
  • Las destrezas aprendidas a través de la asignación de puntos de destreza están permanentemente desbloqueadas y pueden ser utilizadas independientemente de la vocación, a no ser que estén vinculadas a un arma concreta.
  • Mientras que cada vocación cuenta con su propio conjunto de habilidades, distintas vocaciones comparten las destrezas relacionadas con armas concretas. Así, si asignas un montón de puntos de destreza a tu destreza con espada, por ejemplo, esta habilidad seguirá siendo muy útil si cambias a una vocación que también use la espada.
  • ¡No olvides que no tienes que asignar todos los puntos de destreza de una vez! A medida que avances en el juego, será más y más útil reservar tus puntos de destreza durante un tiempo. Pulsa el botón B en el menú Asignar puntos de destreza para cancelar la repartición. Tus puntos se mantendrán a la espera para cuando decidas utilizarlos, incluso aunque cambies de vocación.

Asignar los puntos de destreza con sentido común es imprescindible para mejorar tu personaje cuando lo combinas con un cambio de vocación.

¿Cuándo puedo cambiar mi vocación?

Pronto en el juego encontrarás un lugar llamado Abadía Vocationis. Una vez que hayas resuelto unos problemillas, el abad volverá a su puesto, lo que hará que tú y los integrantes de tu equipo podáis cambiar de vocación en todo momento.

Cambiar de vocación puede parecer desalentador si no sabes lo que quieres. Pero si sabes lo que estás haciendo, verás su gran utilidad.

¿Por qué es adecuado cambiar la vocación?

Ante todo, un cambio de vocación te sitúa de nuevo en el nivel 1 y durante un tiempo "olvidarás" los hechizos que habías aprendido con otras vocaciones. Pero no te deprimas, porque ahí está la gracia del asunto. No has perdido de forma permanente los niveles alcanzados, sino que siguen estando presentes para que los utilices más tarde. Y lo mismo ocurre con los hechizos aprendidos. Sin embargo, tu saldo de puntos de destreza actual, tus bonus de atributos y las destrezas que hayas adquirido a través de la asignación de puntos de destreza serán transferidos a tu nueva vocación. (A no ser que estén relacionados con un arma concreta que tu nueva vocación no te permite utilizar).

Quizás lo más importante sea que volver al nivel 1 te permite tener un montón de espacio disponible para volver a subir de nivel, lo que hará que vuelvas a conseguir un montón de puntos de destreza a medida que avanzas; y avanzar te resultará más sencillo debido a las destrezas adquiridas durante tu vocación previa. Cambia de vocación, dirígete a un área del mundo del juego en la que los monstruos no eran demasiado difíciles y ya está, en seguida empezarás a subir de nivel.

¿Cómo puedo descubrir nuevas vocaciones?

Al principio solo podrás decantarte por una de estas seis vocaciones: juglar, mago, sacerdote, guerrero, artes marciales y ladrón. Puedes desbloquear vocaciones adicionales completando las misiones adicionales que encontrarás en el juego. Asegúrate de conversar con todo el mundo, especialmente con las personas de la Abadía Vocationis. Pero créenos si te decimos que puedes descubrir una nueva vocación hasta en los lugares más insospechados...

¿Aún estás confuso? He aquí la respuesta a preguntas concretas:

¿Cómo puedo conseguir que la destreza en un arma determinada siga mejorando independientemente de las vocaciones?

En la Abadía Vocationis, echa un vistazo a las descripciones correspondientes a cada vocación para ver en cuáles puedes usar el arma de tu elección, mantente fiel a esas vocaciones, sube de nivel  y podrás asignar más puntos de destreza a esa arma mientras la estés utilizando. Por otro lado, nada te impide cambiar de vocación, conseguir un montón de puntos de destreza, volver a tu vocación anterior y asignar esos puntos a la destreza relacionada con el arma de tu elección.

Mi personaje más débil se muere todo el rato, ¿qué puedo hacer?

Si no puede utilizar un escudo, cambia su vocación a una que permita su uso (p. ej. guerrero, juglar, sacerdote) y asigna 100 puntos de destreza a la destreza con escudo para convertir a ese personaje en un "Maestro con el escudo omnivocacional". Así, podrá defenderse y bloquear mejor, así como aumentar sus posibilidades de defensa cuando vuelva a la vocación original, sin olvidar que podrá utilizar un escudo con cualquier vocación. Otra alternativa consiste en cambiar a una vocación que consiga muchos extras en MP máx. (como artes marciales, guerrero o ladrón) y asignar esos puntos de forma que pueda resistir mejor los daños y no muera tan fácilmente.

Vaya, he cambiado las vocaciones y mi equipo actual es una basura: ¿cómo puedo hacer que mejoren rápidamente?

Los limos metálicos son unos mamoncetes, pero otorgan un montón de experiencia. Persíguelos y acaba con ellos en sitios como la Cuarantumba. Además, los enemigos que piden refuerzos son muy útiles a la hora de obtener experiencia, así que ve a por la maldad patuda otoñal.

Por último, no conserves una única vocación para siempre. Serás más fuerte y versátil si inviertes un poco (o mucho) de tu tiempo en todo lo que el juego te ofrece. Sigue las indicaciones al principio y decide por cuenta propia cuando tengas puntos de destreza de más, y pronto los enemigos estarán a tu merced... ¡Buena suerte!