Desafía la gravedad

Con respecto a: Wii


En su última aventura, Mario se dedica a recorrer un buen puñado de extraños y, a la vez, maravillosos planetas que albergan una gran variedad de entornos y formas de vida. Evidentemente, Mario, como aventurero experto que es, hará buen uso de su experiencia para salir airoso de cualquier situación. Aunque hay un pequeño detalle con el que todavía no ha tenido que lidiar en pasadas aventuras. Un nuevo enemigo, si es que se le puede llamar así, que puede ponerlo en serios apuros si no se anda con cuidado: la gravedad.

Al controlar a Mario, aquella certeza que tenías de que sus famosos saltos le llevarían sano y salvo a la siguiente plataforma puede haber pasado a mejor vida, porque en el espacio todo lo que sube no tiene por qué bajar. Y si a esto le sumas el hecho de que cada planeta puede tener su propia fuerza de gravedad, te harás una idea de lo complicada que se puede volver la última aventura de Mario.

Al borde del abismo
Al principio te lo pensarás dos veces cuando tengas que guiar a Mario hasta el extremo de la superficie en la que se encuentra. Después de todo, con un infinito manto de estrellas abarcando el resto del escenario no parece de lo más sensato acercarse lo más mínimo al borde. Pero dar un gran salto hacia lo desconocido es un pasatiempo de lo más seguro, siempre y cuando no haya un agujero negro cerniéndose en los alrededores. De hecho, caminar a lo que en principio parece el borde de una plataforma puede que acabe convirtiéndose en un pequeño paso hacia el lado opuesto de la superficie. Mario podrá caminar boca abajo, sí, pero todo gracias a la fuerza de la gravedad: en ningún momento verás que se le caiga la gorra.

El peso
Cada planeta tiene su propia fuerza de gravedad, por eso los saltos de Mario no serán iguales en todas partes. Esto puede llevarte a dar pequeños saltitos o a arrojar a Mario a una impredecible corriente de aire dentro de la atmósfera de un planeta. Claro está también, que siempre existe la posibilidad de que Mario despegue por completo después de algún salto. Saltar desde ciertas superficies hará que Mario quede a merced de los efectos gravitatorios de un planeta cercano. En ese caso, quedará suspendido en el aire por un instante antes de girar sobre sí mismo y tocar tierra en el nuevo planeta. Si todo esto te marea, no te preocupes en absoluto. En poco tiempo descubrirás el placer de sacar partido a las fuerzas de gravedad en tu propio beneficio, como cuando des saltos estratosféricos para llegar a zonas que de otra forma estarían fuera de tu alcance.

Atracción estelar
Otra forma de traspasar los límites es usando las Estrellas imán. Las Estrellas imán pueden aparecer en cualquier parte y suelen ser la única forma de avanzar. Al apuntar a las Estrellas imán con el mando de Wii y pulsar el Botón A se activa el poder de atracción de las estrellas, elevando a Mario del suelo y poniéndolo en órbita como si de otro astro se tratara. La diversión comienza cuando Mario tiene que desplazarse a través de varias Estrellas imán para conseguir llegar a donde tiene que ir. En cuanto sueltas el Botón A, Mario comienza a perder la seguridad de la Estrella imán, precipitándose lentamente hacia el espacio. Solo tienes que apuntar y activar la siguiente Estrella imán para asegurarte de que Mario no acaba a merced de la gravedad cero.

Como al saltar de un campo gravitatorio a otro, usar Estrellas imán es algo extraño al principio. Pero en cuanto lo domines, verás que cruzar el espacio puede ser de lo más artístico y creativo. Por ejemplo, si te diriges hacia una Estrella imán pero apuntas a otra cuando todavía estás desplazándote, alterarás la trayectoria que sigas en el espacio y podrás conseguir esas preciadas monedas que parecían inalcanzables o podrás evitar esos obstáculos insalvables a simple vista. Al usar las Estrellas imán de esta forma, sacarás el mayor partido a la ingravidez y guiarás a Mario por el espacio sin despeinarte lo más mínimo.

Luz estelar, brillo estelar
Si creías que lo habías visto todo con las anteriores aventuras de Mario, esta te sorprenderá gratamente. ¡En Super Mario Galaxy, el fontanero deja sus bártulos en tierra para lanzarse de lleno al espacio sideral! ¡Prepárate para abandonar los confines del planeta y despegar hacia un nuevo tipo de aventura que te hará jugar con la gravedad en lugares que jamás imaginaste!