¿Cuál es la postura oficial de Nintendo respecto a la piratería de videojuegos?

La piratería de videojuegos es ilegal. Nintendo se opone a aquellos que se lucran explotando el trabajo creativo de los desarrolladores/diseñadores, artistas gráficos, animadores, músicos, técnicos de captura de movimiento y otros profesionales. La piratería sigue siendo una amenaza significativa para el negocio de Nintendo, así como para las más de 1400 empresas de desarrollo de videojuegos que crean juegos para las consolas de Nintendo. No debemos olvidar que las compañías que desarrollan y comercializan videojuegos dependen de las ventas legales de sus juegos para sobrevivir. La piratería desalienta la innovación y obstaculiza la creación de nuevos juegos. También puede derivar en la reducción de puestos de trabajo dentro del sector, y todo eso acaba repercutiendo en el consumidor. La piratería también es una amenaza para la viabilidad financiera de los puntos de venta que comercializan productos genuinos.